sábado, 19 de abril de 2008

Vaya Ascó....

Esperando al clemencia del juez y de la SGAE por copiar descaradamente, y agradeciendo a El Correo y a Antón, al posibilidad de incluir esta viñeta (puesto que ellos han realizado la misma maniobra con Matt Groening), adjunto el siguiente chiste gráfico, que se acerca peligrosamente a la realidad...

La cuestión es que para los que andamos siguiendo al pista a este mundillo de tecnologías y manufactura industrial, el chiste no lo es. Los últimos años, veo los Simpson con honda preocupación, no como una comedia, sino como un melodrama, pues en muchos sentidos calcan la realidad, y esto es algo muy triste para una sociedad que se define moderna y de progreso. En el caso que nos ocupa, de "pequeños hilillos" radioactivos, supone el espaldarazo definitivo al surrealismo. Lejos de hacer gracia, es probable que en al Central de Ascó se encontrase alguien (han destituido al Director y al responsable de (in)seguridad radioactiva) lo más parecido a Hommer. La cuestión y el problema, es que esta situación se repite con alarmante frecuencia en instalaciones similares, fábricas dispares, y en algún caso, gobiernos nefastos.

Nos encontramos con una estructura de organización que sobre el papel es cuasi-perfecta, sobre los hombros de la base piramidal (trabajadores de a pie o de a hormigonera) encaja al 80%, sobre el nivel operativo intermedio, encaja y se cumple en un 60%... y sobre los gestores aquesta atalayas que nos deben orientar la entrada al puerto; es decir, sobre los que deben orientar, dirigir, iluminar al resto de implicados el camino a seguir y extraer todas las posibilidades de ese modelo en papel, se reproduce en un 20%. Son porcentajes propios, son opinión de alguien que ha conocido diferentes formas de hacer gestión, y casi todas (salvo honrosas excepciones) acaban con el Sr. Burns de turno, poniendo al Homercuñado, Homersobrino, al Homerhijodemiamigodelalma, etc. como responsable de algo, de personas y de mucho dinero, sin apenas preparación. Lamentablemente, todos sabemos como empiezan: despreciando el modelo papel-teórico, pero no siempre sabemos como acaban.

Menos mal que el consejo de seguridad nuclear ha sido algo operativo y a tomado cartas, pero no estamos a salvo de los Homerpolitik.

Etiquetas: , , , ,

Por: binfer. Leer los 3 Comentarios Deja tu opinión Enlace

lunes, 14 de abril de 2008

Paridad de ley

La cuestión es que hoy me he desayunado con el nuevo gobierno, una composición dual hombre-mujer. Ha sido grato ver que más de la mitad son mujeres, con lo que ello conlleva de paridad e igualdad. Otra de las cuestiones que han suscitado mi sonrisa es el hecho poco habitual de la no pertenencia al partido de muchos de l@s ministr@s. es algo extraño, cercano más a la tecnocracia que a la democracia clásica de partidos. No obstante, si verdaderamente son las personas idóneas para el puesto, aplaudo al medida.

Ahora observaremos si es verdad que son gente capacitada, ni tan siquiera hace falta esperar 100 días, bastará ver si se ponen a trabajar o a salir por la televisión a "vendernos" su ministerio, sin medidas reales. La única que me da pena es la de vivienda, pues es un tema fuera del control del gobierno, en mano del mercado especulativo y de las entidades financieras. Poca medida se puede tomar contra una burbuja inmobiliaria (pincharla...?). Al resto, tan solo les deseo que sean capaces de no fastidiarla, se que llevar un país es difícil, pero creo que está bien pagado...

Etiquetas: , , ,

Por: binfer. Leer los 7 Comentarios Deja tu opinión Enlace

jueves, 10 de abril de 2008

Detrás de la cortina

Detrás de la cortina se esconde Violeta. La luz del día rompe el cristal con su fulgor anodino, frenado por el cortinaje oscuro del salón principal. La casa de Violeta es un poco más grande que la de los demás niños, por lo menos eso dicen en el colegio. También dicen que es rica, y que de mayor no tendrá que trabajar, pero Violeta no entiende nada. Sólo tiene cuatro muñecas favoritas, y a una se le empieza a romper el brazo izquierdo; y no, por más que mira en las habitaciones no encuentra oro ni diamantes, ni tesoros del pirata Patacoja... no ve la riqueza por ningún lado. Si hasta los grifos del baño son de los viejos, de dos mandos en vez de esos metálicos y relucientes del colegio, de un solo mando. No tenía que hacerse mayor para trabajar, esa misma semana le había costado mucho pintar tres dibujos del cuaderno y escribir el nombre de los animales de la selva.

Su muñeca favorita es Clara, la que lleva siempre encima y aprieta contra su pecho cuando se siente agobiada por los comentarios de los demás niños. También dicen que sus padres son mejores, y que pueden viajar, y que su coche es más caro y por lo tanto mejor; pero ella no ve por ningún lado la diferencia, al contrario, cree que echa más humo negro que los demás coches, y su tamaño le parece desproporcionado. Es como si la dijeran que es más bonito un elefante que un cisne, por Dios, todo el mundo sabe que la belleza se encuentra más concentrada en las pequeñas cosas que en las grandes!.

Violeta no sabe que les pasa a los demás niños. A veces se ríen de ella, la llaman ricachona y ledidí, que debía ser alguien con mucho dinero cuando sus padres eran jóvenes. Sin embargo, cuando van las madres de las demás a buscarles al colegio, tiene envidia. María es la encargada de recoger a Violeta del colegio, y nunca supo que parte de la familia era. Sus padres la dijeron algo de una criada, pero ella también una cría, no entendía el sentido de las palabras; era su hermana? creía que no, porque muchas veces era antipática, y nunca quiso jugar con sus muñecas. Violeta no entiende el mundo que crece a su alrededor, había cumplido cinco años, y ahora solo la quedaba la cortina. Apretaba a Clara contra su pecho y pensaba en los demás niños, en todo lo que la decían, desde que era afortunada hasta los insultos. Cerró los ojos y apretó al boca, el último grito de la habitación ha cesado, y empiezan los golpes, como siempre.

Serían los papas de los demás como los suyos? si ella era una privilegiada, serían peores? Violeta no quería los tesoros, ni el coche, ni la casa; sólo quería que no hubiera gritos y empujones en su salón. Clara la entendía, ella no era como los demás niños, ella era una muñeca, y por lo tanto más inteligente, por eso la quiere.

Etiquetas: ,

Por: binfer. Leer los 1 Comentarios Deja tu opinión Enlace

Web Site Counter
Website Counter